Prisas de Piñata


Piñata

Dicen que escribir, ayuda.

¿Pero a qué?

Tal vez a ganar tiempo, donde la desesperación gana.

Pirata está de viaje, con letras, canciones y una que otra desilusión etérea…

Mirando de frente. Blancos y negros, abstractos en líneas y uno que otro cuadrado detrás del encaje.

Color guinda, naranja y armonía.

Pocas palabras, nada que se valore por nadie.

El camino continúa siendo escabroso, alentador y poco creíble.

Todo al mismo tiempo, mientras establezco lo poco que me quede, el entorno.

Con lo que pretendo ser escuchada y con lo que, si no es porque algunos piensen en leer este largo trance del escrito, ser y conforme a lo que no me gusta casi preguntar. Me recuerdo entonces que la centración de los acontecimientos suele dar pie a la moda.

Haute-Couture Spring-Summer 1948

Las Prisas de la Piñata, de chile, de mole, cacahuates y dale, dale. No quiero oro, ni quiero plata, yo lo que quiero es romper la piñata. No la  piñata a alguien, sino llevármela, cuando el objetivo era ganársela o lo más posible. Literalmente me lleve dos piñatas de la audiencia de niños en unas posadas, allá por la tierna niñez. Al principio no ganaba ni una fruta, tal vez las limas eran para mi, veía a todos emocionados pero no alcanzaba a reaccionar y regresaba a casa con poco.

Mas una vez comprendido el mensaje me traje dos piñatas enteras, la primera cayo completa al piso, la cargué y me fui corriendo a casa. Con niños detrás y los organizadores adultos de igual forma, me escondí y cerré la puerta de mi casa, tocaron a la misma y explicaron lo sucedido. No quería devolverla, me la había ganado de manera limpia, la piñata entera. A prisas de piñata , incluso tuve que correr por conservarla. Y eso sucedió dos veces, hasta que comprendí que lo divertido era pelearse con otros por arrancarle de su lugarcito o cono, y en el interior lo más que se pudiera de frutas y dulces para llevárselo.

¿Y? Espero que contar sobre la piñata y sus prisas explosivas con frutas invernales, tejocotes, cacahuates, jicamas, limas, naranjas, mandarinas aplastadas, cañas pega cabezas y otras frutas; ayude…

Estoy viva… eran mis piñatas. Pero hay otras prisas de piñata, la de que sin lugar a dudas practican seres con prisa de conejo y que llegan cual el mismo personaje con reloj a saludar. Siendo que en la ilusión misma, se crea que soy Alicia, pero más bien soy el gato morado, el que llega tarde y sonríe.

La Prisa de Piñata es una que además de rápida, es explosiva y deja muchos aportes, frutas de caña, vitamina C y mucha agua jicamosa. Dulces son los pocos, los frutales los esenciales.

Es Desiderativa

¿De dónde saco las fuerzas para que la piñata no se rompa cual es su propósito?

Todos los pollos rompen su cascarón

Y algunas frutas, fresadas, achocolatadas y una que otra rima conocida.

Mis palabrotas que se enmarcan en un sin sentido prosaico y sin discernimiento.

A punto de dormir y forzándome. Como cuando sentía en vana ilusión la escucha y la atención.

Cuán grande es romperse en pedazos. A prisas de Piñata, vendándose los ojos para darle un buen golpe y ganar al menos un poco de contenido de aquella, decorada y simbolizada pobre piñata.

Cantamos:

Con sus ojitos vendados y en la mano un bastón para darle a la piñata sin tenerle compasión.

Con Pasión perdida por los entusiasmos, viendo cuán frágil es el tiempo y el mentiroso placer en darse su taco.

¿Dónde esta el amor del caballero?

¿Puesto en las prisas de la piñata?

Queriendo olvidar los golpes habiendo sido piñata y en la prisa sin destruirle me la he llevado completa para disfrutar todo el contenido y a pesar de los reclamos de adultos, niños y presentes en la posada, me he traído la gran parte de su contenido, conservo todos esos recuerdos y a ella en sí , sus frutas asesinas y a veces derramadas hechas añicos, apachurradas son parte de mi, algunas tal vez fueron desecho.

Como la vuelta y presentación del Paul por noticias de sus grandes logros en la noticias de voz a voz.

Y de acuerdo a la voz y aquellas que nos llegan cual vestimenta, alimento al cuerpo y al alma.  Tú raise me up.

Sueño

Gusto amusante

Voz Atrapada, pensamiento escrito

Pirata Exacta que cual baile se llevaba la Piñata. Prisa , aprisa corría. Significantes son las frases pero sólo las oraciones tienen sentido. Hilando con agujas afiladas se logran grandes cuentos, novelas y destinos. Las Lenguas.

Idiomas y muchas preocupaciones, tanto que dan ganas de ser piñata, pero a lo más se es un limón partido. Porque damos abrazos que nos han pedido.

Después de esto preguntamos. ¿Por qué se fue Mambrú a la guerra y por qué hubo dolor y pena? ¿qué importancia había en saber cuándo regresara? Y es que no sabe quién es Mambrú y de que guerra se hablaba.  Seguir en el pensamiento sería entonces dudar del juicio ajeno y del propio haciendo este escrito menos comprensible de lo que realmente se busca. Pudiendo entonces acertar en el discernimiento de la razón en la que la gallina Turuleca se encontraba en la misma selección de música que Mambrú.

La gallina Turuleca está loca de verdad, y es que ella no es Piñata.

Y en la prisa de redactar este post, La Pirata se vio muy pirata y mejor tapo el ojo con parche, se puso la nariz roja, unos lentes y …

Casi casi payaso

Termino este escrito elegante, poco Turuleco y un poco posadero en Piñatas Presurosas…

One thought on “Prisas de Piñata

  1. Pingback: El fin del mundo en la primera posada | La pirata justiciera…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s