El amor va a lo hondo


Cuentan que estos son los cuentos de la Pirataaa.

Para Francis…con hondo amor va él

Me atormentaba regresar. Cerraba los ojos viendo pero forzado. Una imagen, la de mi derrota, el fracaso, esa fue cuando me vi a mi misma en aquel cartel, el triunfante, en yo sola estaba a punto de lanzarme a la nueva experiencia que sería ingresar una vez más al comienzo en mi tierra natal.

Mi México de mis amores sólo una vez te recuerdo ahora que estoy aquí, tus colores, tus sabores, tus imágenes, ruidos. Un todo singular y surrealista. Una marasma de encuentros y visiones de religión. La tierra mojada, la cocina. En mi tierra de nuevo después del exilio.

Regreso con mi niña, corazones, maletas, libros y más alta. Unos tacones que compre en donde sauve vivre donde si se sabe vivir. Cuando pequeña vi en la TV un programa de las matemáticas a mi padre le gustaban ver documentales llenos de gran conocimiento pero no sé porque al ver aquél me causo cierta repugnancia ¿Sería acaso un presagio?

Siempre es así, hay signos, fechas y voces publicitarias. Las voces de tus padres que te llaman a no seguir obsesionada con la TV, el invento del siglo XX, los colores, ver Real. Cuando de pequeño sólo piensas que abriendo esa cajita observaras a los personajes. Haces, simulas lo mismo que recibes. Como mi hija que incluso camina como yo y usa de manera singular las manos al hablar y al expresar alguna cuestión de suma importancia como lo es en el mundo de los infantes.

Bañando la historia infantil

Me han llamado entonces y accedí a regañadientes y un poco de gritos, porque mi tozudez viene desde pequeña. Cuando ni siquiera lloré demasiado por nacer. Simplemente así sería la vida. Ahorrando mis lágrimas por el futuro que vendría. ¿ Cuál es el avenir entonces cuando te diviertes con números, collares de cuentas, sombreros, rompecabezas y en jalarle las orejas a tu hermano?

Al llegar a mi asiento usual en la mesa, comence a comer, todo era fantasía como creer que la catsup es salsa y te sientes de pronto grande para exigir, y reclamaba atención de mis padres que en buscar el bienestar familiar hablaban de sus cosas, y trabajaban mucho muchísimo. Y no era para menos, al casarse sólo uno de los dos tenía estudios y los empleos a veces escaseaban. Todos los sueños se vieron derruidos por el gran amor a la vida que es tener una familia, dar sin medida teniendo hijos.

La situación podría ser solitaria para dos niños pequeños con una escasa diferencia de 2 años, porque a veces nos quedábamos encerrados en el pequeño cuarto que la familia materna nos dejaba. Enclaustrados por toda la tarde- a veces- sólo queríamos salir a correr y la ventana del cuarto era nuestro mundo de fantasía,el toque al exterior, tal como hoy…¡si! como hoy es el Internet. Cómo lo fue para mi el amor electrónico posterior de La vie en Rose.

Manchas del rostro

Ahora me he manchado mi boca pequeña de catsup con el huevo y el pan, mi hermano no consigue comportarse como espera mi padre y mi madre tan dulce tan de buen humor preocupada, tal vez este enferma de algo muy grave. Como cuando se casaron mis padres cruel fue la suerte que mi madre casi muere y perdió así su riñón pero gano ser madre y esposa. Familia y trabajo.

Trabajo para toda la vida, del fuerte, de ese pesado que hay entre la combinación de hija, esposa, empleada y además madre. Mi mami fue profesora, de vez en cuando aún lo es, es una de esas profesiones que es difícil dejar de serlo cuando se es madre de tres.

Espera floreada

Un error mío, he tirado sin querer el vaso al piso, el que contenía mi bebida. Escucho un : ¡Otra vez! ¿Cuando aprenderás a poner atención? El vaso se pone adelante y no justo detrás de tu codo sobre la mesa. Y entonces es claro que el futuro no es muy prometedor cuando se sabe uno tan torpe. Pero eso de vivir en su propio mundo es tan lindo, volar, es como LOVE, como volé.

Y sí volé a Irlanda una primera vez como oportunidad de conocer otro país, y para ir a un congreso de los estudios que venía haciendo. Así suele pasarle a nosotros los humanos que apenas negamos ser alguien o estudiar algo y terminamos hasta asistiendo a congresos de ciencia en otro país.

Las ves volando

Ha llegado la hora de dormir, pero como todavía tengo energía, es la hora del show, donde mi hermano y yo hacemos una pequeña presentación con música, le llamamos “la hora de la locura”. Bailamos, nos ponemos sombreros, brincamos y hacemos de todo antes de irnos a dormir. Ahora mismo no tengo memoria de como lograban hacer que nos calmaramos antes de dormir y sobretodo eso , dormir. Pero recuerdo unos pequeños conejitos que cobraban vida por la noche o al menos yo creía que tenían, convencí a mi hermano que tenían y juntos despertamos a las 3 de la mañana a mis padres para verificar que los peluches de conejo tenían vida, y no fue así, pero ese fue un acto muy comprensivo de mis padres que no contestaron con coraje ni ira por despertarles a las 3. No puedo jamás quejarme de ese entrañable e incondicional cariño que mis padres mostraron conmigo y mi hermano mientras hacíamos ciertas cosas que en nuestra pequeña mente eran realidades.

Las dos patitas del conejo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s